Actividades y estrategias de mediación


Ejemplos de actividades de mediación son la interpretación oral y la traducción escrita, así como el resumen y la paráfrasis de textos de la misma lengua cuando el receptor no comprende la lengua del texto original. Es importante considerar las actividades de mediación que tendrá que aprender a realizar el alumno, cómo se le capacitará para ello o qué se le exigirá al respecto.

Actividades de mediación oral


Son actividades de mediación oral
  • la interpretación simultánea (congresos, reuniones, discursos formales, etc.);
  • la interpretación consecutiva (charlas de bienvenida, visitas con guías, etc.);
  • la interpretación informal:
    • de visitantes extranjeros en el país propio;
    • de hablantes nativos en el extranjero;
    • en situaciones sociales y en intercambios comunicativos con amigos, la familia, clientes, huéspedes extranjeros, etc.;
    • de señales, cartas de menú, anuncios, etc.

Actividades de mediación escrita


Son actividades de mediación escrita
  • la traducción exacta (por ejemplo, de contratos, de textos legales y científicos, etc.);
  • la traducción literaria (novelas, obras de teatro, poesía, libretos, etc.);
  • el resumen de lo esencial (artículos de periódicos y revistas, etc.) en la segunda lengua o entre la lengua materna y la segunda lengua;
  • la paráfrasis (textos especializados para profanos, etc.).

Estrategias de mediación

Actividad

Estrategias

Planificación
  • Desarrollo de los conocimientos previos
  • Búsqueda de apoyos
  • Preparación de un glosario
  • Consideración de las necesidades del interlocutor
  • Selección de la unidad de interpretación
Ejecución
  • Previsión: procesamiento de la información de entrada y formulación del último fragmento simultáneamente en tiempo real.
  • Anotación de posibilidades y equivalencias
  • Salvar obstáculos
Evaluación
  • Comprobación de la coherencia de dos versiones
  • Comprobación de la consistencia de uso
Corrección
  • Precisión mediante la consulta de diccionarios
  • Consulta de expertos y de fuentes

Las estrategias de mediación reflejan las formas de abordar las demandas del uso limitado de recursos para procesar la información y establecer significado equivalente. Este proceso puede suponer una cierta planificación previa para organizar y aprovechar al máximo los recursos (Desarrollo de los conocimientos previos; Búsqueda de apoyos; Preparación de un glosario) así como la consideración de la forma en que hay que abordar la tarea concreta (Consideración de las necesidades del interlocutor; Selección del tamaño de la unidad de interpretación). Durante el proceso de interpretación, explicación o traducción, el mediador necesita ver lo que viene a continuación mientras formula lo que se acaba de decir, generalmente haciendo malabarismos con dos distintos «fragmentos» o unidades de interpretación simultáneamente (Previsión). Tiene que apuntar las formas de expresar las cosas para aumentar su glosario (Anotación de posibilidades y equivalencias) y construir «islas de fiabilidad», (fragmentos «prefabricados») lo que libera capacidad de procesamiento para la previsión. Por otra parte, el mediador también tiene que utilizar técnicas para eludir las incertidumbres y para evitar la interrupción mientras mantiene la previsión (Salvar obstáculos). La evaluación tiene lugar en un nivel comunicativo (Comprobación de la congruencia) y a nivel lingüístico (Comprobación de la coherencia) y, desde luego respecto a la traducción escrita, provoca la corrección mediante la consulta de obras de referencia y de personas que tengan conocimientos en el campo en cuestión (Precisión mediante la consulta de diccionarios; consulta de expertos y de fuentes).